martes, 30 de diciembre de 2014

Para Gonza, que lucha con su cuerpo cada dìa. Para Celes, que lucha con su alma...

Se desliza,
se deshace,
como miel en la boca.

Se escurre,
desaparece,
como el tiempo que jamàs detiene su pasar.

Se desarma,
se desvanece,
como la nieve tocada por los rayos del amanecer.

Avanza,
se precipita,
como una piedra que baja velozmente la montaña.

Se destruye,
se construye,
como un ser humano transitando la vida.

Se arma,
se desmonta,
como el silencio que precede a la tormenta, al huracàn.

Se siente,
en cada folìculo,
en cada verano.

Se resiente
en cada herida.

Se presiente
en cada paso perdido,
en cada mirada encontrada,
en toda palabra que no cae olvidada en el pozo del ayer.

¿Adivinaste?
si,
es el presente.
Tu presente,
que late fuerte en tu alma
y se desprende de vos,
como piel seca
a cada instante.

Clara

 Gracias, Ber, por prestarme tu foto...

jueves, 30 de octubre de 2014

Elogio del compartir

Días atrás, Rosa publicaba en su muro de Facebook:  "Me molesta el autobombo!" y, ciertamente, me sentí identificada. 
La RAE define el autobombo de esta manera:


Internet y en particular las redes sociales nos han permitido visibilizar nuestro trabajo, intereses, gustos, relaciones. Exponemos nuestra cotidianiedad, alegrías, quejas, logros;  consultamos, pedimos ayuda, planteamos interrogantes, exageramos nuestras habilidades (culinarias, deportivas) e intentamos disimular nuestras imperfecciones y torpezas, en este último caso salvo que ostentemos buen humor y capacidad de reírnos de nosotros mismos.

Soy de aquellos que cree que siempre tenemos algo que aprender de Otros, con Otros, gracias a la generosidad de quienes comparten.   Encontramos en las redes personas maravillosas, humildes, atentas y dispuestas a compartir aquello que han aprendido, hallado, que dedican su tiempo a difundir, a través de sus publicaciones, metodologías, ideas, reflexiones, recursos, herramientas, inscripciones abiertas a cursos, tutoriales, "trucos" o secretos de "cómo hacer" —porque "ya se golpearon" y desean facilitar el camino a los demás—, músicas, películas, libros, noticias...

También, en nuestra exploración,  entablamos contacto con seres cuya única y exclusiva finalidad es elogiarse desmesuradamente (como precisa la RAE): entonces publican solo lo propio, no para compartir, no para colaborar con entusiasmo a que aprendamos o reflexionemos, no para difundir cuestiones que hacen a intereses (necesidad o conveniencia de caracter colectivo) que nos son comunes, sino para promocionarse.

Tenemos que saber alejarnos del autobombo (opina una publicadora compulsiva confesa que, además,  padece de #titulitis), del egoísmo y el narcisismo, a los que nos vemos tentados en las redes. Y aprovechar las redes, no como una vidriera donde exponernos, si no más bien (usaré, una vez más, la metáfora de la genia de Iris) como sacar la silla a la vereda para promover el encuentro con Otros, el diálogo y el intercambio amistoso.

Uy, escribiendo se me pasó la molestia ;)

photo credit: mkhmarketing via photopin cc

viernes, 30 de mayo de 2014

Encrucijada


Llegando al final del camino
la niña se detuvo y observò:
a su izquierda...
praderas verdes,
salpicadas por pequeñas flores silvestres amarillas,
inmensidad.
A la derecha,
el terreno se encorvaba...
repliegues de roca,
un rìo oscuro
a lo lejos.
La lógica le gritaba:
¡Seguì lo màs fácil!
¿Para què desafiar un precipicio
si la llanura no admite competencia?
La curiosidad,
en cambio,
la empujò hacia el otro lado:
el difícil,
el tortuoso,
aquel que luego de un comienzo lento,
desgarrador,
con grandes retos
y pocos respiros,
la hizo llegar a su destino final
en la mitad de tiempo.

Clara Alazraki

martes, 18 de marzo de 2014

Sobre la empatìa



Ayer,  Karina Crespo compartiò en practicas en red del portal Educ.ar , este video: "The power of empathy" de  Brené Brown.

Con imágenes y una historia muy sencilla, logra que quien tenía una difusa idea sobre que es la empatìa, aclare su panorama en exactamente 2.54 minutos.

Todos vivimos en sociedad: frase trillada que parece una redundancia en sí misma.

Rodeados por familia, amigos, vecinos... sin embargo, muchos estamos solos, aún en la multitud.

Correrse, ponerse en el lugar del otro, mirarse y comprenderse, tendría que ser tan sencillo y habitual como lavarse las manos y, una ve que cada día, se pierde más en el torbellino de la masificación, el ego, el que me importa -entre otros-.

¡Cuàntas veces vemos a grandes o pequeños, dirigentes o dirigidos, primero o último miembro de una cola del banco, poderosos o sencillos, diciendo, proclamando que comprenden lo que está sucediendo con su semejante!

La realidad, como nos mostraba el video, es que solo estaban adornando la tormenta que pende sobre la cabeza del otro, pintando sus bordes, alejándose con hechos y palabras,  de establecer un puente o una conexión hacia el que más lo necesita.

La empatìa, tesoro de las emociones y sentimientos del ser humano, se convierte en algo lejano, inconmensurable, vacío...

Y entonces,

de pronto,

se me ocurre una idea utópica: comenzar una cruzada para regresar las cosas olvidadas, minimizadas, a su lugar.

La primer bandera ya está enarbolada y flamea desde lo alto mostrando esa palabrita que posee tanto en su significado:

EMPATIA.

Solo hay que atreverse a caminar por sus filas, donde lo único que se necesita es un momento de silencio interno, para poder alzar los oídos y escuchar el corazón del otro...

¿Nos sumamos?



Clara

viernes, 10 de enero de 2014

Jennifer Livingston y su mensaje en relación con el bullying


La presentadora de TV Jennifer Livingston recibió un mail calificándola de gorda. Responde de este modo, dejando un mensaje en relación con el bullying que sufren los chicos en las escuelas y en Internet.
Recupero dos frases: "No me conoces, no sos amigo mío, no sos parte de mi familia, y admitiste que no ves el programa, así que no sabes nada acerca de mí, solo lo que ves en el exterior y yo soy más que un número en una escala, y es aquí donde yo quiero que aprendamos algo de esto"
Y deja su mensaje: "Para todos los niños por ahí que se sienten perdidos, que están luchando con su peso, con el color de su piel, su preferencia sexual, su discapacidad, incluso el acné en su cara, quiero que me escuches: no dejes que tu autoestima se defina por los matones. Aprendan de mi experiencia de que las palabras crueles de ciertas personas no son nada en comparación con el apoyo de muchos".


jueves, 2 de enero de 2014

Sweet Lorraine: el Amor más allá de la muerte

Las Fiestas y el inicio de un nuevo año nos ponen sentimentales, deseamos felicidad (algo abstracto y singular para cada una/o) y expresamos (buenos) deseos.
Entre las notas de la tele del primer día de 2014 vi esta historia de Amor, plasmada en una canción que escribió un hombre de 96 años para su esposa que había fallecido un mes antes.
Él se llama Fred Stobaugh y su mujer, con la que compartió 75 años de su vida, Lorraine. Me llamó gratamente la atención que Fred conserve la alianza, y me quedé pensando qué cualidades habrá tenido esta gran mujer que provocó un amor tan intenso y perdurable.
Así narra la noticia  Subrayado: "Se conocieron en 1938, en una cafetería donde ella trabajaba y dos años después se casaron. Cuando Lorraine murió, él decidió escribir una canción de amor, motivado por un concurso para componer temas a mediados de 2013. Fred no envió la letra con un link a YouTube como se pedía, sino que escribió su carta y la mandó por correo. Los productores quedaron tan impactados que fueron a buscarlo. Con el título Sweet Lorraine (Dulce Lorraine) la canción tiene más de 4 millones de visitas en YouTube".



Fuente│Sweet Lorraine, la canción que emociona al mundo. Disponible en http://www.subrayado.com.uy/Site/noticia/29708/sweet-lorraine-la-cancion-que-emociona-al-mundo