lunes, 27 de mayo de 2013

Texto para un blog


Usted procure organizarse un tiempo y pensar en qué escribir. Luego tome algún Word que tenga mano y comience tipeando una frase típica que diga algo así como la “la vida es…”. Critíquese a sí mismo y borre lo escrito. Busque al niño, aquel de la terapia psicoanalítica o al de los monigotes sin cuello, e impúlselo a reír, llorar o simplemente a gritar por la necesaria catarsis de cada día.
De igual manera escribirá algo típico y ya no se critique por eso, simplemente permítase jugar.
La vida es una sopa de zanahorias tomada con amor, la palabra de una amiga y una receta sin terminar, los aprendizajes cotidianos, las horas que a veces pasan demasiado rápido, el campo, la flor, el poema, el cumple de mi mamá el martes, las esquelas del amor en fibra azul, la escuela, los enojos, la tierra debajo del armario, las caricias a medianoche, el blog, el precio del arroz y la brisa suave de las siestas que evocan la infancia. Nada es nuevo, la mirada y la emoción son nuevas, allí está la búsqueda y el sentido quizás.


Gracias Silvina por invitarme a participar. 

Buena relación con las redes

Primero, gracias por permitirme compartir este espacio donde seguramente, además de hacer catarsis, aprenderemos todos de todo lo que hacemos en estos contactos virtuales.
La verdad que  a veces me encuentro sorprendida por la negación de integrar a la vida social y laboral, el uso de estos sitios. Considero formidable estos espacios virtuales para llegar a más gente y poder compartir lo poco o mucho que sabemos con otros, y que los demás puedan participarnos de sus saberes para crecer juntos y cambiar los ámbitos en los que desarrollamos nuestra vida.
Lo que puedo aportar para esto es mi buena relación con las redes. Uds. dirán ¿de qué se trata esto? Simplemente de eso, buenas relaciones: respeto por las otras personas que leen, aceptación de opiniones, buen vocabulario hasta con los amigos y parientes, cero agravios, buenos consejos, seriedad en los contenidos que se publican, darle importancia al que participa, y sobre todo investigar con quienes nos conectamos como dice la nota anterior, e ideas, ¡¡¡IDEAS!!! Porque muchas veces se utilizan para criticar negativamente sin hacer una sola propuesta, se pinta todo negro y nada se puede cambiar.
Estoy convencida que todo parte de las buenas relaciones, y que debemos comenzar a darle usos útiles que mejoren nuestro bienestar mental /espiritual, creando fuerzas para la acción concreta.

Lourdes

sábado, 25 de mayo de 2013

Un perfil no es una persona

Cuando aceptamos la invitación a ser amigos en la red social Facebook debemos considerar que un perfil no siempre es una persona. ¿Cómo? Para crear un perfil se necesita una cuenta de correo. En consecuencia, ese perfil puede estar administrado por una o varias personas que conozcan la cuenta de correo y la contraseña. Asimismo, una misma persona puede crear y administrar varios perfiles. ¿Entonces? En el momento de aceptar una invitación e interactuar, tengamos presente que existe la posibilidad de compartir información, datos personales, lugares, actividades, vínculos, comentarios, gustos,  con seres desconocidos e inclusive con perfiles falsos. ¿No te ha pasado que has mantenido contacto virtual con alguien a quien considerabas atractivo por su foto de perfil y terminó siendo la imagen de un actor o cantante? Y eso, siendo muy burdo.  Pero, ¿si no reconozco al artista? Al actor o cantante me refiero. Si surge alguna duda en relación con la imagen, puedo ir a Google imágenes y confrontar la foto previamente descargada.
Tomemos el ejemplo del señor que tímidamente esboza una sonrisa. Me envía una invitación, la acepto. Intercambiamos mensajes. Y hay algo que me genera una duda, algo que no me resulta creíble. Pasos a seguir. Suponiendo que no tengamos contactos en común para preguntar. Una opción: descargamos su foto de perfil. Vamos a Google imágenes. 
Clic en el ícono de la camarita.
Dos opciones: pegar la URL de la imagen y cargar una imagen. Elijo la última.
Le doy clic en Examinar.
Se abre una ventana y muestra las imagenes guardadas en la PC. Selecciono la foto del señor en cuestión que descargué anteriormente. Clic en Abrir.

Bueno, ¡sorpresa! o no tanto. La foto es del actor francés Jean-Hugues Anglade.


Ahora, ¿qué hago? Cada una elegirá el camino a seguir...

jueves, 23 de mayo de 2013

¡Animate!

Hoy recibí la devolución del trabajo final de un módulo de la Especialización que estoy cursando. La tutora, después de referirse a la propuesta presentada y otros aspectos específicos de la cursada, expresa: "Sé que no nos conocemos personalmente pero después de leer tu trabajo, me cuesta imaginar que te cueste ir del “pensamiento a la acción”. Tenés todas las posibilidades para hacer de tus pensamientos acciones concretas: ¡animate, arriesgate, hacelo! A veces no hay más obstáculos que uno mismo (lo sé por experiencia). Confiá en vos: ¡estoy segura que el éxito es tu meta!"

Me parecieron lindas palabras para compartir, junto con un video que edité, tiempo atrás: "Y me digo que puedo, como en una constante, y me muero de miedo, pero sigo adelante".



martes, 21 de mayo de 2013

¿Por qué?

Este blog pretende ser un espacio para narrar momentos, historias mínimas. El por qué del título, porque me cansan las actitudes de desdén de las personas, que no son capaces, simplemente,  de llamarte con el nombre que tu madre eligió con esmero y cariño, y que, en cierta manera, te define.