sábado, 25 de mayo de 2013

Un perfil no es una persona

Cuando aceptamos la invitación a ser amigos en la red social Facebook debemos considerar que un perfil no siempre es una persona. ¿Cómo? Para crear un perfil se necesita una cuenta de correo. En consecuencia, ese perfil puede estar administrado por una o varias personas que conozcan la cuenta de correo y la contraseña. Asimismo, una misma persona puede crear y administrar varios perfiles. ¿Entonces? En el momento de aceptar una invitación e interactuar, tengamos presente que existe la posibilidad de compartir información, datos personales, lugares, actividades, vínculos, comentarios, gustos,  con seres desconocidos e inclusive con perfiles falsos. ¿No te ha pasado que has mantenido contacto virtual con alguien a quien considerabas atractivo por su foto de perfil y terminó siendo la imagen de un actor o cantante? Y eso, siendo muy burdo.  Pero, ¿si no reconozco al artista? Al actor o cantante me refiero. Si surge alguna duda en relación con la imagen, puedo ir a Google imágenes y confrontar la foto previamente descargada.
Tomemos el ejemplo del señor que tímidamente esboza una sonrisa. Me envía una invitación, la acepto. Intercambiamos mensajes. Y hay algo que me genera una duda, algo que no me resulta creíble. Pasos a seguir. Suponiendo que no tengamos contactos en común para preguntar. Una opción: descargamos su foto de perfil. Vamos a Google imágenes. 
Clic en el ícono de la camarita.
Dos opciones: pegar la URL de la imagen y cargar una imagen. Elijo la última.
Le doy clic en Examinar.
Se abre una ventana y muestra las imagenes guardadas en la PC. Selecciono la foto del señor en cuestión que descargué anteriormente. Clic en Abrir.

Bueno, ¡sorpresa! o no tanto. La foto es del actor francés Jean-Hugues Anglade.


Ahora, ¿qué hago? Cada una elegirá el camino a seguir...

6 comentarios:

  1. es nocivo, pero lamentablemente se da a cada momento, los motivos son muchos, el miedo, la impunidad, el deseo de ser otro, la necesidad de confabular, no creo que nadie pueda desde una mentira ser digno de ninguna manera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Mario. Y sucede, a veces. En especial cuando no tenemos demasiado conocimiento del funcionamiento de las redes sociales. La soledad puede ser un motivo para "engancharse" en estas relaciones virtuales, que probablemente nos terminen trayendo más daño que beneficio. Gracias por visitar el blog y aportar.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola chicos!!!. Demás está decir lo interesante y lo útil de este artículo. Realmente muchas gracias por informarnos los pasos a seguir ante una situación semejante. Justamente, hace un tiempo me sucedió algo asi, de recibir la invitación de un francófono, y dado que manejo esa lengua, acepté con mucho agrado. Después de varios intercambios, y con la ayuda de "alguien", pude constatar que la foto pertenecía a un cantante cubano, pero lo más decepcionante fue el poco contenido de las charlas. Y éstas se fueron distanciando ante mi insistencia de que relatara hechos y descripciones de su ciudad natal, lo cual me interesaba mucho. El fin de la historia? Lo eliminé de mis amigos, después realmente de una decepción, dado que aprovechaba a practicar el francés. Bueno espero no haberlos aburrido, y una vez más, muchas gracias, y à la prochaine...(hasta la próxima)... =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claudia!!! No aburrís, todo lo contrario, tu comentario aporta a la publicación, que tiene, justamente, ese objetivo, ser útil para evitar que sucedan estas situaciones. Un beso grande, y muchísimas gracias por relatar tu experiencia.

      Eliminar
  3. Lo más grave de estas redes es la usurpación de identidad para crear enfrentamientos, se está dando mucho en la política, lo que antes hacía el anónimo, la carta simple sin remitente... cambian las formas no cambian las mañas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía conocimiento de esas maniobras, Lourdes. Coincido, por supuesto, contigo. Supongo que, en parte, se relaciona con la oportunidad de visibilización que dan las redes sociales, sin molestarse tanto. Crear un perfil en Facebook se puede hacer de manera rápida y esconderse en la bajeza del anonimato, o lo que es peor, en la usurpación de identidad es vil. Deberemos estar atentos a estos nuevos ardides y denunciarlos cuando sea posible. ¡Gracias! Cariños.

      Eliminar

¡Gracias por visitar el blog!